martes, 21 de febrero de 2017

Un día en la vida de...

Hola, soy David un niño de 10 años. Provengo de una familia pobre. Me levanto todos los días a las seis de la mañana.  Me visto y emprendo mi largo camino hasta la fabrica donde desde los seis años llevo trabajando. Vivo a las afueras de la ciudad, a las 7:15 empiezo a trabajar, salgo de casa a las 6:10 para llegar justo a una frutería que abre alas 7:00 y poder robar un par de nueces cuando el dueño entra a dejar sus cosas.
La frutería está en el único barrio de la ciudad, es un barrio pobre con escasas zonas que no están destruidas.
Trabajo de 7:15 hasta las 14:00 que puedo comer pero como vivo tan lejos, intento coger en la frutería algo de comida cuando no hay nadie, a veces me da tiempo a robar una o dos manzanas.
A las 15:00 vuelvo a entrar hasta las 7:15 de la tarde, trabajo llevando cubos de agua a las maquinas en las cuales me juego la vida pasando por huecos muy estrechos para poder introducir el agua.
La vuelta a casa es lo peor, cuando llueve y hace mucho frió tengo que esperar en un local a que pare la lluvia, pero antes de que que se haga de noche si no, no puedo regresar.
Cuando un día normal regreso a casa, están mis 4 hermanos y mi madre ya que mi padre solo vien lunes y jueves, cenamos una patata cada uno y pocas veces alguna nuez.
Esto no es forma de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada